La Endodoncia es el tratamiento que consiste en la extración de la pulpa del diente, un tejido pequeño en forma de hebra que se encuentra en el centro del conducto del diente.

Una vez que la pulpa muerta se enferma o es dañada, se extrae; el espacio que queda se limpia, se vuelve a dar forma y se rellena. Este procedimiento sella el conducto radicular.

Años atrás, los dientes con pulpas dañadas o enfermas se extraían. En la actualidad, el tratamiento de conducto salva dientes que de otro modo se habrían perdido.